Ejercicio, depresión y cerebro

Ya sea que estés experimentando un simple caso de depresión del lunes o síntomas más persistentes de depresión, el ejercicio puede ayudar a mejorar tu estado de ánimo.

Hacer ejercicio con regularidad es importante para una buena salud física y mental. El ejercicio puede ayudar a estimular partes del cerebro que no responden tan bien cuando te sientes deprimido. También promueve la liberación de sustancias químicas cerebrales que te hacen sentir bien. También puede ayudar a distraerte de tus preocupaciones y mejorar tu confianza.

Ejercicio y química cerebral


La depresión es un trastorno del estado de ánimo que provoca sentimientos persistentes de apatía y tristeza. Es una condición compleja, con varios factores contribuyentes. Es probable que los cambios en la bioquímica cerebral influyan.

En pocas palabras, la mayoría de las personas que están deprimidas tienen algún problema con la química del cerebro. Las experiencias de la vida pueden empeorar las cosas, pero normalmente el problema dominante es la química.

El ejercicio puede ayudar a aliviar los síntomas de la depresión de varias formas. Entre otros beneficios, ayuda a estimular la liberación de sustancias químicas cerebrales que te hacen sentir bien.

Endorfinas y otros neurotransmisores


Lo primero que puedes pensar cuando se trata de ejercicio y depresión es lo que comúnmente se conoce como "euforia del corredor". Esto describe la liberación de endorfinas que experimenta su cerebro cuando se esfuerza físicamente. Las endorfinas son un tipo de neurotransmisor o mensajero químico. Ayudan a aliviar el dolor y el estrés.

Las endorfinas son solo uno de los muchos neurotransmisores que se liberan cuando hace ejercicio. La actividad física también estimula la liberación de dopamina, norepinefrina y serotonina. Estos químicos cerebrales juegan un papel importante en la regulación de tu estado de ánimo.

Por ejemplo, el ejercicio regular puede afectar positivamente los niveles de serotonina en tu cerebro. El aumento de los niveles de serotonina mejora el estado de ánimo y la sensación general de bienestar. También puede ayudar a mejorar el apetito y los ciclos de sueño, que a menudo se ven afectados negativamente por la depresión.

El ejercicio regular también ayuda a equilibrar el nivel de hormonas del estrés de tu cuerpo, como la adrenalina. La adrenalina juega un papel crucial en tu respuesta de lucha o huida, pero demasiada puede dañar tu salud.

Otros beneficios para la salud mental del ejercicio


El ejercicio también puede tener otros beneficios para la salud mental. Por ejemplo, concentrarte en los movimientos de tu cuerpo durante el ejercicio puede ayudar a distraerte de los pensamientos perturbadores. Establecer y cumplir objetivos relacionados con el ejercicio también puede aumentar tu confianza y sentido de control.

Hacer ejercicio con otras personas puede proporcionar beneficios sociales que mejoran el estado de ánimo. Por ejemplo, consida caminar por el parque, tomar una clase de yoga o unirte a un equipo deportivo recreativo con un amigo o familiar. Las clases de ejercicios también pueden ser un buen lugar para conocer gente nueva. Puedes disfrutar de la estimulación física de un entrenamiento, al mismo tiempo que obtienes estimulación social.

Desarrollar una rutina de ejercicios


Si bien cualquier cantidad de ejercicio puede ayudar a aliviar los síntomas de la depresión, lo mejor es el ejercicio regular. Algunos tipos de ejercicio pueden ser más beneficiosos que otros.

Los entrenamientos aeróbicos están más asociados con resultados positivos en el tratamiento de la depresión. El ejercicio aeróbico eleva tu frecuencia cardíaca, lo que mejora la circulación en tu cerebro. Esto ayuda a promover una función cerebral saludable y una química cerebral equilibrada. El ejercicio aeróbico también proporciona muchos beneficios para la salud física.

La fuente confiable de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades alienta a la mayoría de los adultos a realizar al menos 150 minutos de actividad aeróbica de intensidad moderada por semana. Puedes alcanzar este objetivo dando una caminata rápida de 30 minutos por tu vecindario, cinco días a la semana. 

También debes programar al menos dos sesiones de actividades de fortalecimiento muscular por semana. El levantamiento de pesas, el yoga y el pilates son ejemplos de actividades que fortalecen los músculos.

Comer una dieta saludable


Comer una dieta equilibrada también es importante para una buena salud mental. Por ejemplo, los carbohidratos complejos y los alimentos ricos en proteínas pueden ayudar a mejorar tu estado de ánimo y concentración. También proporcionan la energía y los nutrientes necesarios para impulsar tus entrenamientos.

Para una dieta nutritiva, coma una variedad de verduras, frutas, cereales integrales, productos lácteos bajos en grasa y proteínas magras. No coma muchos alimentos con alto contenido de azúcar refinada, grasas saturadas o sal. Beba alcohol solo con moderación.

Para culminar


Si sospechas que tienes depresión, habla con tu médico. Los médicos pueden recomendar una variedad de cambios en el estilo de vida, incluidos cambios en tu rutina de ejercicios. También pueden recetar otros tratamientos, como medicamentos, terapia o una combinación de ambos.

Language
Spanish
Open drop down