ūü§Ę ¬ŅN√ĀUSEAS despu√©s de un entrenamiento? > Las RAZONES. ūüėĪ

Calcetines de invierno Rayo Long Orange

Para aquellos que creen que derramar sus tripas es un signo de una carrera bien corrida, no lo es.

Es muy probable que hayas vomitado tras una correr o que hayas sentido náuseas después de un entrenamiento. Es un hecho desagradable que no discrimina entre un guerrero de fin de semana o un profesional experimentado.

Sentir algo de náuseas no necesariamente desviará todo tu esfuerzo, pero conocer sus posibles causas es esencial si quieres evitar regurgitar después (o durante) una carrera difícil. Si alguna vez te has encontrado tirado sobre un bote de basura después de terminar tu carrera, aquí tienes algunas posibles razones de la insatisfacción de tu instinto y las formas en que puedes intentar combatirlo.

Un cierre del sistema digestivo

Cuando est√°s corriendo, la sangre rica en ox√≠geno se aleja del est√≥mago y otros √≥rganos no esenciales y se env√≠a a los pulmones, el coraz√≥n y otros m√ļsculos activos que la necesitan m√°s durante los esfuerzos de alta intensidad. Debido a que tu est√≥mago no tiene los recursos normales para digerir los nutrientes tan eficientemente como de costumbre, esta podr√≠a ser la raz√≥n por la que terminas tirando tus galletas, especialmente si consumes demasiado combustible mientras corres o demasiado pronto despu√©s de terminar.

Correr mientras hace calor y humedad tambi√©n produce el mismo resultado porque el flujo sangu√≠neo se redirige a la piel como un medio para enfriar el cuerpo. Para evitarlo, practica cargar combustible durante las carreras de entrenamiento para determinar la cantidad de combustible que puede manejar tu est√≥mago el d√≠a de la carrera. Y si est√°s consumiendo geles energ√©ticos u otros alimentos azucarados, intenta ingerirlos con agua para ayudar en la digesti√≥n. Incluso cuando no est√°s haciendo ejercicio, el az√ļcar simple es dif√≠cil de descomponer, por lo que beber demasiada bebida deportiva o geles de una sola vez podr√≠a significar problemas.

La deshidrataci√≥n tambi√©n ralentiza a√ļn m√°s el proceso de digesti√≥n, por lo que beber agua temprano y con frecuencia es importante para ayudar a digerir mejor los alimentos.¬†

Aumento de la presión sobre el estómago

Cuando corres a alta intensidad, aumentas la presión en el espacio intraabdominal, lo que ejerce presión sobre tu estómago. Esto ocurre porque respiras más profundamente mientras corres. Cuando esto sucede, puedes forzar el contenido del estómago hacia el esófago.

Este escenario es más probable si tenías una gran cantidad de comida o líquido en el estómago antes de correr. Sin embargo, esta cantidad está altamente individualizada, por lo que determinar lo que tu cuerpo puede tolerar es esencial, especialmente en una carrera.

Algunos corredores pueden enfrentar un trastorno como el reflujo √°cido llamado enfermedad por reflujo gastroesof√°gico (ERGE) y tienen un mayor riesgo de experimentar este escenario. Eso se debe a que su esf√≠nter esof√°gico inferior, los m√ļsculos entre el es√≥fago y el est√≥mago, est√°n debilitados y pueden relajarse cuando no se supone que deben hacerlo.

La ERGE se puede tratar con medicamentos o un ajuste en la dieta de los alimentos que pueden irritar el revestimiento del esófago, como los alimentos ácidos, los productos de tomate, los alimentos grasos, el alcohol y el café.

Consumir los alimentos y bebidas incorrectos de antemano

Mantente¬†alejado de alimentos altamente √°cidos como frutas c√≠tricas (naranjas, bayas, pomelos), quesos procesados ‚Äč‚Äčy l√≠quidos como refrescos o¬†zumo de naranja antes de correr.

Los alimentos y bebidas ácidos hacen que el ambiente del estómago sea más ácido, lo que ralentiza el vaciado del contenido del estómago hacia el intestino delgado, pero también aumenta el riesgo de vómitos.

Las comidas y los refrigerios ricos en grasas, prote√≠nas o fibra tambi√©n son un no-no antes de un entrenamiento porque ralentizan el proceso de vaciado g√°strico. En otras palabras, la comida permanece en tu est√≥mago por m√°s tiempo, y puede que a√ļn est√© presente durante tu carrera y te d√© esa "sensaci√≥n de ladrillo en la barriga" que es dif√≠cil de reprimir.

Para mantener a raya los v√≥mitos inducidos por los alimentos, trate de no comer durante el per√≠odo de dos horas antes de un entrenamiento intenso o una carrera. Si necesita comer algo,¬†que sea algo¬†suave y peque√Īo en volumen.

Si los ajustes en la dieta no funcionan, tome antiácidos o Pepto-Bismol aproximadamente una hora antes de correr para reducir las náuseas y los vómitos.

Detenerse demasiado r√°pido

Pisar los frenos con fuerza despu√©s de tu √ļltimo intervalo o una vez que hayas cruzado la l√≠nea de meta puede causar estragos en tu est√≥mago porque no est√° preparado para el cambio r√°pido en el esfuerzo, lo que hace que te sientas mal cuando regrese a la normalidad. Esto puede agravarse si realmente presionas fuerte durante el tramo final.

En lugar de tirarte a la acera, trata de seguir caminando o trotando para que tu cuerpo tenga tiempo de reajustarse y evitar los calambres estomacales. Además, resiste beber líquidos azucarados o tragar la comida demasiado rápido. Bebe agua, sigue caminando y permite que tu cuerpo regrese al nivel de estasis.

Deshidratación excesiva

Es posible que sientas náuseas si tienes un suéter especialmente pesado. Si pierdes más del 4 por ciento de su peso corporal mientras corres, algunos estudios dicen que tu intestino deja de absorber líquidos correctamente, lo que causa náuseas.

Esto es especialmente cierto para aquellos que están deshidratados antes de comenzar a reemplazar los líquidos durante el ejercicio.

Para aquellos que creen que derramar sus tripas es un signo de una carrera bien corrida, no lo es. El v√≥mito puede da√Īar el revestimiento del es√≥fago, lo que puede afectar la digesti√≥n.

Language
Spanish
Open drop down